¿Quieres saber si el programa Transforma-T es para ti?

Yo ayudo y acompaño a madres de niños adolescentes a lograr transitar más tranquilas emocionalmente esta etapa tan desafiante, para que puedan descubrir que esa etapa puede ser un proceso enriquecedor e ilusionante para ellas. Yo  trabajo con madres decididas a cambiar algo en ellas, mente abierta, dispuestas a verse internamente, e interesadas en su crecimiento personal, madres que quieren prosperar, y  que entiendan la importancia de invertir en este tipo de procesos. Absolutamente no trabajo con madres que no quieran poner de su parte, madres que no estén abiertas a verse a ellas mismas. Sin ayuda como la que yo proporciono en este tipo de procesos mis clientas experimentan dolor, en forma de frustración, impotencia e incomprensión. Esto hace que sus vidas sean un infierno porque sus convivencias son crispantes, su día a día es desgastante y sus vidas se convierten en un sin sentido.

La carga que proporciona la no gestión de la aventura de ser madres acaba somatizándose en forma de dolor, molestias y enfermedades en sus cuerpos, puede apoderarse de ellas la desgana de disfrutar de sus experiencias de vida particulares, y este “no hacerse cargo” de lo que está ocurriendo suele salpicar a otros ámbitos de sus vidas. Iniciar este proceso de transformación beneficia todo en sus vidas porque con mi ayuda estas personas experimentan un levantarse por la mañana decididas a aprender del proceso de acompañamiento de sus hijos, una calma que se refleja en los quehaceres del día a día, y la posibilidad de reinventarse paralelamente a su rol como madres. La experiencia de ser madres no llega por casualidad a sus vidas, es brutal que se den cuenta de que aprender de verdad de estas vivencias  ayuda a impulsarlas a descubrir quien realmente son detrás de todo lo que sienten.

ESTE ACOMPAÑAMIENTO QUE LES DOY A ESTAS MAMÁS LAS HA BENEFICIADO EN OTRAS ÁREAS DE SU VIDA

  1. Relaciones de pareja: Han aprendido a canalizar de forma inteligente las experiencias de intensidad (conflictos) logrando comprender mejor a su pareja, y tener mejor comunicación.
  2. Salud: han dejado atrás una etapa donde parecía que se convertía en realidad lo de que “la edad pasa factura”, dándose cuenta de que esta afirmación es mentira. La edad es por supuesto un factor a tener en cuenta, pero les ha sido muy beneficioso experimentar que el cuerpo solo responde a las incoherencias entre nuestro sentir pensar y actuar en nuestras experiencias de vida. Por esto se sienten con más energía, mejor conexión con su cuerpo y un sentimiento de juventud en su alma.
  3. Trabajo: han obtenido claridad de lo importante que es ser responsable de sus propias decisiones, esto las ha ayudado laboralmente y ahora van a sus trabajos con mente más abierta, escuchan sus necesidades, e incluso algunas mamás han cambiado su rumbo laboral y se han dedicado a nuevos trabajos en los que se sienten más realizadas, sabiendo que ese tiempo es ideal para practicar su creatividad y aprendizaje, y también puede ser un puente para llegar a tomar nuevas decisiones y así lograr dedicarse a cosas que resuenen más con ellas.

La manera en como las ayudo a obtener este resultado es aprendiendo a cómo hacerse cargo de lo que ellas piensan y sienten, para acompañar a sus hijos con amor y con límites marcados sin culpa.

Sé consciente, cambiará tu vida